top of page

El autoexamen de mama

Actualizado: 20 oct 2022

El autoexamen de mamas (senos, busto) se refiere a la exploración realizada por una persona a sus propias mamas.

¿Por qué es importante?

Es importante porque permite que la persona aprenda a conocer cuál es la estructura normal de sus mamas y así detectar alguna alteración o enfermedad.

¿Qué objetivo tiene?

Permite a la persona detectar alteraciones de la mama con respecto a meses anteriores, ya sean benignas, hormonales o malignas (cáncer), tan precozmente como sea posible, convirtiéndose así en una “asistente” de su ginecólogo(a). Si bien es cierto que no permite detectar el cáncer en fases precoces (tampoco la exploración clínica que realiza el médico lo puede hacer, a pesar de su entrenamiento profesional), permite diagnosticarlo en fases no tan avanzadas, con mejores resultados de tratamiento.

¿Desde cuándo y cada cuánto tiempo debe examinar sus mamas?

Debe realizarlo una vez al mes, a partir de los 20 años, aunque antes de esa edad también pueden existir alteraciones que afecten a la mama. Las pacientes con factores de riesgo de cáncer de mama deberían hacerlo sin excepción.

Las mujeres que menstrúan deben realizarlo al transcurrir una semana del inicio de la regla, ya que habrá cedido la congestión normal que causa dolor y endurecimiento de las mismas.

La mujer que no regla, como la posmenopáusica, elegirá arbitrariamente un día fijo de cada mes para realizarlo.

El autoexamen de mamas no reemplaza la exploración clínica que debe realizar su ginecólogo una vez al año.

Glándula mamaria, Cáncer de mama
Autoexamen de mama

¿Cómo debe ser realizado?

El autoexamen consta de dos fases: la inspección y la palpación.

Inspección: Debe realizarla frente a un espejo y de pie, con los brazos hacia abajo y luego, con las manos en la cintura, muy erguida. Posteriormente coloque las manos detrás de la nuca, o hacia arriba, se debe observar no solo de frente sino por ambos costados para tener una visión de toda la mama.

Busque diferencias entre ambas: en tamaño, forma, hundimientos, bultos, retracciones del pezón, alteraciones de la piel, como ulceraciones, enrojecimientos o cambios parecidos al de la “piel de naranja”.

Palpación: se realiza recostada o de pie, como se encuentre más cómoda, o en ambas posiciones; es mejor en la ducha, con la piel enjabonada para facilitar la exploración.

La mama se explorará con la mano opuesta, y la mano del mismo lado debe ir detrás de la nuca. Se realizará en forma ordenada para que no quede ningún sector sin explorar, usando los tres dedos medios de la mano, juntos y planos.

Se realizan movimientos concéntricos o espirales desde la periferia de la mama hasta el pezón, en el sentido de las agujas del reloj, presionando suave pero firmemente con las yemas de los dedos y efectuando movimientos circulares en cada punto palpado.

También puede realizar movimientos verticales de arriba hacia abajo y viceversa, cubriendo toda la mama, y movimientos radiados desde el centro hacia afuera y viceversa.

Se recomienda tener especial atención en el examen del cuadrante súpero externo, que es donde se detecta más del 50% de cánceres de mama.

Con los dedos pulgar e índice presione sobre el pezón y la aureola, observe si existe alguna secreción.

En la misma posición, realice la exploración a lo largo de la axila con movimientos circulares en cada posición, y con más firmeza que en la mama.

430 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page